FICME 2021: ¿por qué somos sociales?

Del mismo modo que el Festival Internacional de Cine de Menorca tiene muy claro su espíritu sostenible, también tiene una clara vocación social que acompaña todas las facetas de su organización y programa.

Programación paritaria y de espíritu social. El conjunto de la programación del FICME, desde su primera edición, tiene en cuenta criterios como la paridad, de la que es un gran defensor. Cada año hay una voluntad activa para ofrecer, en la integridad de la selección cinematográfica, visiones plurales y equitativas respecto al género pero también al origen y cultura. Este año, el global de los cortometrajes suman 26 directoras y 29 directores provenientes de 10 nacionalidades.

Precios asequibles y espacios accesibles. Todos los espacios del certamen tienen accesos para personas con movilidad reducida y un precio de entrada adaptado a todos los bolsillos para que nadie se quede sin festival.

Un festival para todos los públicos. La programación del FICME está enfocada, también, a todos los públicos: desde las secciones oficiales, para aficionados al mejor cine balear e internacional, a Som Família, cortometrajes y un espectáculo para el público familiar, o Talent Jove y Boínder, para mostrar a los espectadores del festival lo más destacado del talento emergente menorquín.

Activamos la economía social. A través de la contratación de empresas y servicios locales, activamos la economía local y contribuimos a promover compañías menorquinas en un proyecto con vocación de alcance nacional e internacional.

Todo ello evidencia la función social, un agente cultural único en verano que actualmente es, también, uno de los principales promotores del cine en la isla. Con las películas y cineastas invitados, cada julio pone Menorca en el mapa cinematográfico balear y nacional.

Deja un comentario